El día que Herminio besó a Evita



17 de octubre de 1959, Córdoba
Querida Eva    
Espero que al resivo de esta carta esté vien, nosotros igualmente gracias a dios.                                                  
Le cuento que mi nombre es Herminio Iglesias, tengo 9 años y vivo en La Calera Córdoba.  Mi papá que se llama Guillermo trabaja con los aviones y está asiendo el poso del baño y las conecciones para tener agua de una bomba, mi mamá se llama Angélica y es enfermera de un policlínico, y mi hermano mayor Carlos está de conscripto en el sur y le gustan mucho los chocolates. Le cuento que voy todos los días a la escuela y me porto bien. Acá dicen que usted es una como una virgen que le cumple los deseos a la gente, así que yo quiero pedirle uno. En el barrio tenemos un equipo de fútbol, el Club Atlético Calera Central, el otro día le ganamos a Juventud Unida 3 a 1, Mario hiso los tres goles. Juego de dos y mis compañeros me dicen guadaña, porque les corto a todos las piernas. Pero parece que eso al biejo Toti, mi director técnico, no le gusta mucho porque ya me dijo que si no dejo de pegarle a los contrarios voy a ir al arco. Vueno, lo que le quería pedir es un juego de camisetas para el club porque no tenemos que ponernos y mi mamá que sabe de cocer hiso unas pecheras celestes como la camiseta de Racin, pero no son camisetas de enserio.
Muchas gracias señora Eva.
Herminio