Valora proyecto que fomenta el mercado de cruceros turísticos pero lamenta que no considere navíos nacionales

Chile - Coyhaique - El parlamentario si bien destacó los beneficios que este proyecto traerá a regiones extremas como la de Aysén, consideró incomprensible que no se incluyeran a embarcaciones nacionales.
Como algo sustantivo para las regiones extremas, consideró el Diputado David Sandoval la aprobación del proyecto que fomenta el mercado de cruceros turísticos, permitiendo la operación de juegos de azar en naves de bandera extranjera durante su tránsito por aguas nacionales, iniciativa que ya está en condiciones de ser ley.
Según Sandoval este proyecto es muy importante para la región de Aysén, considerando que la ausencia de una ley que limitaba el funcionamiento de casinos en cruceros internacionales ha significado la pérdida del 50% de esta industria en el país. “Solamente en la región de Aysén, la ausencia de recaladas en Puerto Chacabuco cayeron en poco más de un 60%, afectando a numerosos prestadores de servicios de transportes, cafetería, artesanía y otros, lo cual debe ser corregido”, enfatizó.
Por lo mismo, dijo que en la Comisión de Turismo –que el parlamentario integra en la Cámara- se aprobó el proyecto pensando en la urgencia de que los cruceros internacionales pudieran operar sus casinos, ya que era la norma que estaba circunscrita en todas las legislaciones de los países con los que Chile compite. “Por lo tanto, la aprobación de este proyecto es algo sustantivo”, aseveró.
Sin embargo, el parlamentario consideró incomprensible que se prohíba realizar esta misma labor a cruceros nacionales, ya que a su juicio, “no tiene ningún sentido lógico permitir que cruceros con bandera internacional puedan operar casinos y no lo puedan hacer empresas nacionales”, y consideró que si éstas cumplen con las mismas exigencias “cuál es la razón para que no se les permita operar”.
Según Sandoval, el Senado introdujo modificaciones al proyecto que a su parecer son “variaciones negativas”, marginándose de esta actividad a operadores, que al cumplir con las exigencias, tienen las mismas condiciones y los mismos privilegios de poder operar como lo hacen los cruceros internacionales. “Creo que este proyecto en el Senado sufrió un retroceso con los empresarios nacionales y creo que debe ser corregido”, enfatizó.

Fuente: El Divisadero