Paloma corazòn

Compañerita paloma: 
Soy el MashiRafico, 
tu jefe, 
el jefe de tu nido 
y de todo lo que anides en él. 
Acudo, compañerita, ante ti, 
no para pedirte ningún favor, 
que no lo necesito, 
pero sí para contarte la última de mis genialidades:
 he mandado en el nuevo proyecto de Código Penal 
la prohibición de clonar humanos ecuatorianos. 
El científico loco que se atreva, 
a la Peni por tres años. 
No vale el cuento de investigación científica, 
talento 
ni nada por el estilo. 
Todos se van presos. 
Pero te cuento un secreto: 
en las transitorias del Código, 
en aquellos artículos que nadie lee pero que esconden la trampa, 
pongo que se prohíbe la clonación en general, 
pero con una excepción, 
la mía, ja, ja. 
Permitido clonarme. 
De esa forma, en cada hogar revolucionario 
habrá un Mashi que ponga orden, 
respeto, 
solidaridad, 
ecuanimidad, 
equilibrio 
y tolerancia. 
Sobre todo, tolerancia. 
De esa forma, 
habrá paz, 
seguridad y 
lo más importante, 
el país tendrá Mashis para rato. 
La revolución durará 300 años 
y hubo gente que no nos creyó. 
Ahora, ¿cómo les quedó el ojo? 
Hasta la victoria eterna.

Compañero Mashi: 

Te felicito por tu poder eterno 
y por la brillante iniciativa de castigar la clonación humana. 
Pero no descartes que hecha la ley, hecha la trampa. 
Y te invadan clones del Lucio, 
Abdalá, 
Fabricio, 
que te hagan la vida cuadritos. 
Deja a la ciencia avanzar en paz.


Fuente:  http://www.hoy.com.ec/category/7/opinion/