Debaten conveniencia de enorme casino en Miami

USA- Miami - La pregunta era: ¿está lista Miami para ser la sede del mayor casino del mundo?Ese fue el cuestionamiento que se hicieron el miércoles los líderes locales mientras examinaban un proyecto de ley diseñado para traer tres grandes casinos de destino turístico al sur de la Florida, incluyendo uno del Genting Group de Malasia.
Genting es la única urbanizadora que ha comunicado los detalles de sus planes para el Estado del Sol, proponiendo un centro turístico con vista al mar por un valor de $3,800 millones que sobrepasaría el tamaño de cualquier hotel de Las Vegas y tendría cuatro veces el espacio destinado al juego.
“Cuando uno mira las enormes dimensiones y alcance de algunos de estos proyectos, esto simplemente no tiene sentido”, dijo Phil Goldfarb, presidente de Fontainebleau Miami Beach, a los comisionados de Miami-Dade en una audiencia dedicada al juego de azar. “Nuestra mayor preocupación son los negocios existentes”.
La gigantesca escala de la propuesta de Genting, Resorts World Miami, ha energizado las opiniones en pro y en contra del juego en el sur de la Florida.
Los críticos consideran que el centro turístico perturbaría el presente renacimiento del downtown de Miami y le robaría clientes a hoteles y restaurantes de los barrios vecinos y de Miami Beach. Los partidarios señalan las decenas de miles de empleos de construcción que se necesitan para construir algo de ese tamaño, y las decenas de millones de dólares de turismo que generaría una vez que abra.
“El centro turístico de Genting resort será un imán para la ciudad”, dijo Esteban García, propietario de García’s Seafood Grille & Fish Market junto al Río de Miami River, que según Genting podría abrir un segundo restaurante en el centro turístico planeado. “Este tipo de centro turístico atraería un montón de nuevos empleos para nuestra comunidad”.
Tony Villamil, economista contratado por Genting, hizo notar que la compañía planea permitir a los huéspedes que usen tarjetas de débito del casino en restaurantes y otros negocios fuera de la propiedad de Resorts World. “No se trata de una caja cerrada en la que simplemente se pone un casino’’, dijo. “Esto está vinculado e integrado al resto de la comunidad”.
Una legislación presentada el miércoles permitiría tres casinos de destino turístico siempre y cuando los urbanizadores gasten al menos $2,000 millones para construirlos.
Genting espera gastar por lo menos el doble de esa suma. La compañía, que es la mayor operadora de casinos del sudeste asiático, desató la locura del juego en mayo tras pagar $236 millones por la sede de The Miami Herald en el downtown.
Genting acordó permitir al Herald permanecer en el edificio sin pagar alquiler durante dos años, y empezó entonces a comprar bienes raíces a su alrededor, incluyendo el complejo de hotel y tiendas del Omni.
Según se informa, cerca de allí, en el barrio de Park West en Miami, urbanizadores locales y la compañía de casinos Las Vegas Sands están planeando un casino de destino turístico para competir con el de Genting, y otros propietarios de extensos terrenos, incluyendo el Fontainebleau, también quieren que se tengan en cuenta sus propiedades. Pero Genting ha sido la única en presentar bocetos de su propuesta: seis torres ondulantes de hasta 58 pisos, con una mezcla de apartamentos y cuartos de hotel, una ensenada, playas artificiales y 50 restaurantes.
Con 5,200 habitaciones, el complejo de Genting sería tan grande como cualquier hotel en Las Vegas, según datos disponibles en casinocity.com, un importante website de la industria. El mayor hotel del país, MGM Grand, tiene 5,044 habitaciones, y Mandalay Bay cuenta con 4,756.
Dos casinos en el complejo de Genting se irían muy por encima de cualquier cosa ofrecida en Las Vegas. Los planes muestran un casino principal de unos 550,000 pies cuadrados en una torre en el terreno del Herald, más un casino adicional de 250,000 pies cuadrados en un edificio en el terreno del Omni, dijo Sergio Bakas, el arquitecto de la firma Arquitectonica que está supervisando el diseño.
Bakas dijo que esperaba que Resorts World Miami fuera el mayor casino del mundo si se aprueban los planes actuales.
La extensión combinada de 800,000 pies cuadrados es lo suficientemente grande para abarcar tres de los mayores casinos de Las Vegas: Bellagio, Mandalay Bay y MGM Grand. En el hipotético diseño actual caben unas 8,500 máquinas tragamonedas de juego, dijo Bakas, muchas más que las 2,500 del MGM Grand, el mayor casino de Las Vegas. Los 50 restaurantes que Genting planea para su sede son aproximadamente el doble de lo disponible en el hotel típico de Las Vegas.
“Parece bastante agresivo, no cabe duda”, dijo Brian MacGill, director general de juego y hospedaje de Janney Capital Markets en Filadelfia. “Si un casino cuenta con 15 ó 20 restaurantes, eso se considera mucho”.
Ejecutivos de Genting subrayaron que, con docenas de hoteles-casinos disponibles en Las Vegas, ninguna ubicación particular necesita tanto espacio dedicado al juego para atraer visitantes. Al presentarse como un destino turístico autónomo, Genting planea atraer tanto a huéspedes de hotel como a turistas de otras propiedades.
Pero Genting considera además su casino como mejor que los de Las Vegas, ya que los jugadores más acaudalados tendrán más espacio para jugar.
“Es un poco distinto de otros casinos que otras personas han visitado, en los que uno está justo al lado de su vecino y la atmósfera es un poco como de fábrica”, dijo Jessica Hoppe, asesora jurídica de Genting Americas.
No hay nada en el sur de la Florida que pueda compararse con el centro turístico de Genting. El Fontainebleau Miami Beach, con 1,500 habitaciones, es aproximadamente un tercio de ese tamaño.
En la reunión celebrada el miércoles del comité económico de la Comisión del Condado, líderes de Miami Beach advirtieron que centros turísticos monumentales como Genting acabarán alejando clientes de los restaurantes y hoteles existentes.
“¿Qué va a pasar cuando esas habitaciones no puedan llenarse con gente de dinero?”, dijo Jorge González, administrador de la ciudad de Miami Beach. “Esa es una tremenda amenaza”.
Brian May, cabildero por Sands, dijo a los comisionados que los casinos de destino turístico traerían empleos, pero advirtió que el mercado de los juegos de azar en Miami podría verse “saturado” por más de uno. “Miami debería hacer las cosas con calma”, dijo. “Siempre se puede hacer más luego, si el modelo del destino turístico de lujo tiene éxito”.

Autor: Douglas Hnaks
Fuente: El Nuevo Herald