Teoría: “Sandra necesita a Arzú”

Estuardo Zapeta

... los del oficialismo no le apostarían a que su candidata (o) y gane espacios, sino cómo bajarse del zapotal al “yeneral 2.0 orange”.

Quién diría que el juego político que hoy vemos se va reducir al reto de quién divide a la “derecha” para darle una ilusoria ventaja a la presunta candidata o candidato oficialista de la “izquierda.” Y todas las flechas apuntan a que sería Arzú el único que podría hacerle un serio daño “votacional” en su reducto clásico —la capital—al partido “patriotero”.

De ahí que los más interesados en la participación “constitucional” de Arzú no serían los “unionistas”, sí los de “Ubico, Dios, Patria y Libertad”, sino los de la campaña del partido oficial, que ahora ya andan en la misma cama con los de la “gana,” y quienes verían que se le puede dar en la toda la madre al “yeneral 2.0” y toda su ola naranja. (Aclaro que se pudo haber pensado también en Harold y Suger para esa tarea, pero hacerle el chance a “la Doña,” de veras, qué hueva).

Pero regresemos a mi teoría: Arzú, tanto como Sandra, necesitan algo con urgencia, con exactitud en el cumplimiento de la “misión”, y con el peso suficiente para continuar con mi teoría, de llegar a aferrarse a ella, esto es una “corte de constitucionalidad servil,” y eso no es difícil conseguir. De hecho ¿cuántos y quiénes son los actuales y futuros magistrados pro-Arzù? ¿cuántos y quiénes son los actuales y futuros magistrados pro-Sandra? Clasificado: “Se compran siete magistrados, buena remuneración . . . interesadas o interesados pasar a . . .”

(No me meto a los argumentos de “si el matrimonio forma grado o no,” o el rollo costarricense de “si la elección es o no reelección” porque no van al caso, además sesudos abogados siderales y constitucionalistas de abolengo, nombre, renombre, y “pedigrí,” discutirán este profundo tema vedado a un indito lego como yo).

Y no estoy diciendo que Arzú, el del “transmetro”, y “Sandra”, la del “transurbano”, estén aliados, no qué va, mi visión no rebasa semejantes horizontes que sólo un ojo entrenado en las delicadas ciencias políticas y ocultas podría “vigiar,” no, créame, no veo por ningún lado que estén “aliados”, pero que la participación de Arzú le conviene a Sandra, eso ni dudarlo, y por lo tanto la participación de Sandra le conviene a Arzú.

Con una “tremenda corte de constitucionalidad” a su favor la cosa podría funcionar.

Mi problema con mi misma teoría es que los del oficialismo no le apostarían a que su candidata, sea Sandra, o candidato, digamos “Roberto Ah, Lejos”, suba y gane espacios, sino su preocupación sería cómo bajarse del zapotal al “yeneral 2.0 orange”. Esa sería una apuesta peligrosa ya que basarse en las debilidades del competidor, pero condicionarlas a un tercero truculento son juegos de externalidades sobre las cuales los oficialistas no tienen control.

Mientras tanto el paso estratégico tanto para Sandra como para Arzú es llevar a su gente a la “tremendísima corte de constitucionalidad”, y en el camino se amarran las correas. O se trenzan. Y como a dos torres no hay Roxi que aguante, seguirá entonces la estrategia de mermar a los patrioteros, quienes podrían hacer lo mismo apoyando a un candidato de “izquierda.” ¿Quién está en “venta” por el lado “izquierdo,” a ver . . .?

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI" el día martes 11 de enero 2011.