Sociedad libre en el 2011

Carroll Ríos de Rodríguez

Los guatemaltecos añoramos vivir en paz; sabemos que la violencia afecta la vida social, política y económica del país.

“¡Qué fácil es criticar al aire!” decía alguien a quien admiro. “¿Pero qué proponen para que Guatemala sea un mejor país?” Seguramente, esta dama no es la única que piensa que nosotros, los promotores de la sociedad libre, nos valemos de los programas radiales, blogs, columnas y demás participaciones en la vida pública, para hablar sobre lo que está mal, sin necesariamente aportar soluciones. Es cierto que a veces nos conmiseramos agriamente, sobre todo cuando la frustración de los radioescuchas y lectores supera la nuestra. Pero en realidad, son abundantes, no escasas, las propuestas concretas que persiguen mejorar la calidad de vida de los guatemaltecos que han sido lanzadas desde esta esquina del cuadrilátero. Es oportuno empezar el año, sobre todo un año electoral, recordando algunas de dichas ideas.

Justicia y seguridad: Los guatemaltecos añoramos vivir en paz; sabemos que la violencia afecta la vida social, política y económica del país. Los defensores de la sociedad libre siempre hemos sostenido que la principal función del Estado es proveer servicios de seguridad y justicia. La iniciativa de enmienda parcial de ProReforma contiene varias reformas dirigidas a mejorar la administración de la justicia y la seguridad. Y existen otras propuestas complementarias. En general, se busca una mayor independencia de los jueces y magistrados, así como procesos de elección más transparentes. La clave parece ser la clara identificación del acto criminal, así como la celeridad y la certeza del castigo. También es importante garantizar a los ciudadanos su legítimo derecho de defensa contra quienes les agreden. Es preciso elevar el costo de delinquir.

Transparencia: La transparencia en la gestión pública puede lograrse con una mejor fiscalización ciudadana y la profesionalización del administrador público, pero sobre todo, depende de procesos menos engorrosos. Al reducir la complejidad de los procesos (la tramitología) y reducir la discrecionalidad arbitraria en manos del funcionario público, se logra mitigar la corrupción.

Descentralización: La descentralización ayuda a mejorar la transparencia en la gestión pública al diseminar el poder en varios polos que están más cerca de sus electores y que pueden atender mejor las necesidades específicas de cada región.

Constitución fiscal: La mayoría de nosotros llevamos nuestras cuentas cabales, ajustando nuestros gastos a nuestros ingresos, y quisiéramos que las autoridades hicieran lo mismo. Existen varias propuestas alternativas que van desde un artículo constitucional que ordene el presupuesto balanceado, hasta la consulta popular para aprobar un nuevo impuesto.

Oportunidad: Una sociedad libre provee un entorno propicio para que cada familia vaya encontrando y aprovechando oportunidades de crecimiento, sin prejuzgar cuáles son esas oportunidades y metas. Cuando hay prospectos de paz y estabilidad en el largo plazo, vemos aumentos sustanciales en la inversión, en las ofertas de empleo, de educación, de salud y más.

¿Caminaremos en el 2011 hacia la libertad?

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día miercoles 05 de enero 2010.