¿Quién le teme a “Sandra”?

Estuardo Zapeta

Las urnas nos han servido para derrocar a mitos sean de la necedad de “ríosmont” o de la talla de “la rigo”.

¡Já! Si estas elecciones estarán no sólo debatidas, combatidas, y discutidas de manera tal que el centro de la atención será “Sandra”. Si debe o no participar, si tendrá a la nueva Corte de Constitucionalidad a sus pies, si “puede” o no legalmente participar, si el matrimonio es o no es como dice WiKiLeaks, si los programas de “cojesión social” la catapultaron o la enterraron, si es transparente o es tan cristalina como horchata espesa, si la hermana le hace sombra o se la quita, si la mamá, si el hermano, si “jodiel acehuevo” realmente tuvo o no el accidente o de dónde salieron los balazos que reporta la Policía —ah no, ese es tema de otro artículo, perdón— si ella podrá o no negociar eficientemente como en la elección pasada, si somos en este país una bola de irremediables machistas —incluyendo a las mujeres—, si las naguas de la Llorona son de hule o de cuero, etc.

Por mi potrero que la tal “Sandra”, —en mi pueblo la gente le dice “Ña´Sangra”, y no sé por qué— participe. (Nota: cada vez que argumento por la participación de “Sandra” recibo unas madreadas marca acme, y entiendo que se debe a que mi argumento no es el clásico de abogados, sino el de un observador de la “construcción de mito-historias” y del poder de éstas en las apasionadas masas de criterio angosto).

Ya los “Licenciados” espadearán los argumentos de “sí a la participación de Sandra por tales y tales razones legales,” o el de “no a la participación de Sandra por tales y tales razones legales”. Pero con ellos ni me meto porque ahí sale uno bolseado.

Eso sí, me parece una contradicción de la tan sobi-jeada “democracia”, que en principio es la “apertura” a todas las participaciones pero que no permita que una persona participe, sea “Ña´Sangra”, “La Rigo,” o “El Yeneral”. De veras vos “democracia”, en qué quedamos pues.

Si “Ña´Sangra” no participa será para ella la oportunidad de su vida de hacerse mártir sufrida y recontramartir de una injusticia, estilo la tal Evita, ya que podrá acusar a cuanto oponente se le ponga enfrente de antidemocrático, machista y sexista.

Pero no sólo eso, sino que a mi entender es en la urnas donde la tal “democracia” dice que truenan las tusas. Ejemplos: todo mundo temía sin razón que participara “Ríos Montt”, y ahí está que a la hora de la hora, los votos lo mandaron a su chante; otro ejemplo, “la Rigo” quien se creía semi deidad indígena, y casi que lo único que faltaba era coronarla “reina maya,” y participó en las elecciones y resulta que ni su familia votó por ella, ya que no alcanzó ni el margen de error, sí, ni a error llegó la pobre, y sólo pedos era.

Las urnas nos han servido para derrocar a mitos sean de la necedad de “ríosmontt” o de la talla de “la Rigo”. Y las urnas son el lugar donde “ña´sangra” debe ser derrotada, no en güizachadas, o en pases de cazampulga.

Por mí que “Sandra” participe y que el mito se acabe de una vez por todas de manera democrática en los puestos de votación.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día martes 04 de enero 2011.