Fantasías animadas de la CICIG, TGW y Usac

Estuardo Zapeta

Este documento es una joya digna de ser analizada en las escuelas de Periodismo, Lingüística, etc.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, CICIG, como si no tuviera cosas realmente importantes y que sí están dentro de su mandato, se dedica entonces a fumarse unas supuestas conspiraciones y “complós”, principalmente contra periodistas y medios por presuntos e imaginados esquemas conspiracionales que sólo en las masturbaciones más freudianas de ese mamarracho internacional podrían existir.

Para esas frondosas y siderales imaginaciones ¡oh sorpresa! solicitó un “Dictamen Pericial” de comunicación, y el cual aparece en un informe con hojas y membrete de la “Dirección General de Radiodifusión y Televisión Nacional, Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda,” las cuales en la parte inferior se lee “Tiempo de Solidaridad Gobierno de Álvaro Colom Guatemala,” y el cual es fechado 10 de enero del 2011, y va dirigido al “Licenciado José Domingo Santos Donis Auxiliar Fiscal Agencia 1 CICIG Ministerio Público Su Despacho. El susodicho “Dictamen Pericial” está firmado por el “Lic. Carlos Enrique Morales Monzón Director General de Radiodifusión y Televisión Nacional y Radio Nacional TGW.” (Vaya uso de los impuestos de los guatemaltecos).

El Lic. Morales Monzón, de veras, hace gala de su desconocimiento del campo de la comunicación, y más me parece –insisto en “me parece”— que pudo presuntamente haber escrito bajo presión de algún grupo político, o como queriendo quedar bien con algún grupo político, que en su papel solicitado de “académico”, y por lo cual “presuntamente” fue “consultado” por la CICIG.

Y somos Marta Yolanda Díaz-Durán, columnista de Siglo Veintiuno; Gabriel Orellana, también columnista de este diario; Pedro Trujillo, columnista de Prensa Libre, José Miguel Argueta, también de Prensa Libre, y el medio impreso Nuestro Diario —por lo que entiendo del “sesudo”, ja, ja, ja, “dictamen” es el medio completo—y Estuardo Zapeta, y entre quienes se incluyen también Haroldo Sánchez, de Guatevisión, una tal “Claudia” de Emisoras Unidas, y Francis Urbina, de Telediario, además de Rubén A. Velásquez, quienes, según la conclusión del mal elaborado “dictamen,” y lo cito “ha existido, por lo menos desde abril del 2010, una campaña de desprestigio contra” Carlos Castresana ex Comisionado de la CICIG, la CICIG misma, la jueza Verónica Galicia Marroquín, el Ministerio Público, y el (¿ex?) “colaborador eficaz” Jesús Manuel Cardona Medina.

Este documento es una joya digna de ser analizada en las escuelas de Periodismo, Lingüística, Antropología, Criminología, Psicología, Psiquiatría, Pedagogía, etc., pero por lo antiacadémico. Yo les puedo remitir copia si me escriben a zapeta@libertopolis.com y créame que la ficción ahí plasmada supera con creces a varios Nobeles.

“Basta con revisar el caso de Nuestro Diario”, dice el Dictaminador Lic. Morales Monzón --¿habrá siquiera él laborado él alguna vez en Nuestro Diario, pregunto, para afirmar eso?—y prosigue afirmando que ese medio es “una publicación técnicamente mal elaborada desde el punto de vista periodístico, pero con el mayor tiraje y la mayor circulación del país.”

Ah, pero el otro caso, el de la Usac, es igualmente interesante. Aquí es el MP el que llega al “Edificio M2”, a hacerle preguntas a un tal “Licenciado Gustavo Adolfo Bracamonte Cerón” acerca de una entrevista realizada por Haroldo Sánchez, de Guatevisión.

Ese documento —se me terminó el espacio— también se los puedo enviar. Continuará . . .

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día martes 18 de enero 2011.