Expectativas para el 2011

Ramón Parellada

Entre lo positivo, este será un buen año para la agricultura del país por los altos precios del café, del azúcar y otros productos agrícolas.

Como todos los años comienzo me arriesgo a compartirles algunas de mis expectativas para el presente año sabiendo de antemano que nadie puede predecir el futuro.

Empiezo con lo negativo. Creo que seguiremos viviendo un año de mucha violencia. Las primeras noticias del año han sido desgarradoras. El caso de la bomba casera que fue detonada en un autobús de Rutas Quetzal causó ya la muerte de una madre y dos de sus hijos menores de edad, más otras 4 personas y varios heridos, entre los que se encuentra otro hijo de esta señora. Esto me ha impactado muchísimo al igual que al resto de guatemaltecos. ¿La razón? Extorsiones por parte de pandilleros. Es lo que se llama delincuencia común aunque con tácticas terroristas.

Así pues, aunque deseo intensamente que la violencia disminuya, lo veo muy complicado. Recordemos además que este es el último año del actual gobierno. Extorsiones, asesinatos, secuestros, robos y toda clase de actos criminales comunes seguirán atormentando a los guatemaltecos en 2011.

En cuanto al narcotráfico, de nuevo, será un año violento. Insisto en que la solución no está en la Ley de Extensión de Dominio que se aprobó sino en la eliminación de la prohibición de la producción, comercialización y consumo de drogas. Mientras siga la prohibición, la violencia no cesará, es más, se incrementará y mientras más golpes se logren dar a los narcotraficantes más fuertes se volverán y la guerra nunca se ganará.

Entre otras cosas negativas esperaría que sigan los altos precios del petróleo y sus derivados. Esto redundará en precios más altos del transporte, electricidad y algunos productos cuyas materias primas son derivadas del petróleo. Para el guatemalteco esto significa que debe reducir su consumo.

Otro aspecto negativo es el aumento de salarios por decreto. Negativo para los propios trabajadores aunque no se percaten de ello. Lo ven como algo positivo pero en economía, técnicamente hablando, el Gobierno ha decretado un mayor desempleo. Con este incremento que ronda el 14% en algunos casos, los menos capaces serán despedidos.

Estamos hablando de trabajadores cuyo producto no valga en el mercado lo que la persona que los contrate pueda pagarles. La única forma de incrementar los salarios en forma permanente es mediante mayor inversión de capital, es decir, más máquinas y herramientas que incrementen la productividad y esto sólo se logra si hay seguridad y condiciones para que ingresen capitales extranjeros porque los propios son demasiado escasos. Así que el más perjudicado será el trabajador.

Entre lo positivo, este será un buen año para la agricultura del país por los altos precios del café, del azúcar y otros productos agrícolas. También será un buen año para la minería porque se mantiene alto el precio del oro y otros metales. Ojalá tuviéramos más empresas mineras en el país para lograr un mayor desarrollo económico de las regiones donde se ubiquen.

Finalmente, podríamos crecer en el 2011 a una tasa ligeramente superior al 3%. De todos modos, la tasa sigue siendo insuficiente para lograr un buen crecimiento positivo per cápita. Como es año de elecciones lo cual considero positivo, estos temas, en especial el de la inseguridad y falta de justicia así como el desempleo y lento crecimiento económico serán vitales entre los diferentes candidatos. Ojalá crezcamos más y que la delincuencia disminuya drásticamente.

Artículo publicado en el diario guatemalateco "Siglo XXI", el día jueves 06 de enero 2011.