Tigo y la Economía del Diálogo

Ya rebasamos Internet 2.0. Los clientes urgen “eso que tienen los teléfonos para enviarse mensajes entre todos (redes sociales).”

Estuardo Zapeta

Una super agencia space-age de Tigo, allá por Pradera, es la evidencia de cómo y cuanto han cambiado las visiones acerca del uso de la tecnología en Guatemala.


Sobre la tecnología de este tipo he propuesto soluciones elementales para luchar contra el subdesarrollo, digamos que con la conectividad existente podemos bajar sustancialmente el analfabetismo a un ritmo de cuatro puntos porcentuales ¡por año! Y con la misma conectividad se puede implementar programas de Salud que impactarían sustancialmente en la disminución de la mortalidad infantil y maternoinfantil, o desarrollar nuevas formas de productividad, o avanzar investigaciones desde campos como nuevas energías hasta el desarrollo de otras formas de organización social. Tenemos lo necesario. (Refiérase a proyectos como Little Intelligent Communities en www.lincos.net el cual nace del MIT Media Lab.)


En esta agencia blanco-azul-vidrio unos patojos me reciben, les vuelan los dedos sobre los teclados de cada teléfono que configuran. Están en su salsa. Hace años que dejamos en la historia la denominada Era de la Información. Estamos en el corazón de la Economía del Diálogo. Ya rebasamos Internet 2.0. Los clientes urgen “eso que tienen los teléfonos para enviarse mensajes entre todos (redes sociales).” Sonrío. Los patojos con paciencia le dicen a los usuarios cómo enviar los mensajes. Cara de incredulidad. “Mire, ya sé . . . cuando ya no pueda mejor regreso aquí con uste´. . . o le pregunto a mis patojos, esos son buenos para esto usté´.”


Pero ya el email y el Facebook están quedando como algo del pasado, y Twitter ni digamos, y qué decir de algo tan primitivo y decadente como Hi5, y hasta el Flickr, junto con el inservible Windows Vista, todos superados hoy por nuevas formas, más P2P, en esta Aldea Global, como diría McLuhan. (Únase a Diaspora –www.joindiaspora.com—pero tenga cuidado, que esta red social doesn´t support Explorer . . . mejor inténtelo con Chrome, Firefox u Opera.


Por supuesto, yo valoro enormemente todo el open source, Ubuntu, Android, y hasta Berries, y me aburren los PPT´s, que mejor me paso a “Prezi,” siempre tratando algo nuevo. (No, el iPhone nunca me atrajo, demasiada pose.) Opto por Androide 2.3, pues.


Ayer abrió en Oakland Mall una tienda especializada en BlackBerry que une fuerzas con Tigo. La especialización es buena. (¿Cuándo traerán el PlayBook?).


Y recordar que hace una década eran los pesimistas los que se oponían a la privatización de las telecomunicaciones, cuyos argumentos no superaba esa idiotez que reza “los celulares son sólo para los ricos.” ¡Aleluya! Tenemos en Guatemala “18 millones de ricos”, o sea todos los que tienen un o más “celular-es”, pero, ah, sólo 14 millones de habitantes. Los números demostraron las falsedades del argumento dizque sociológico que se presentaba, y la Acción Humana y la razón prevalecieron.


Esta es la Economía del Diálogo. Me gusta. Es dispersa. Es individual. Es anti-colectivista. Pero cuidado: lo que hoy vemos como dominante mañana será historia, y así se repetirá el proceso de “obsoletismo continuo”.


Mientras pienso, activo Layar en mi Androide. Mmmmhhh, interesante lo que veo. Sigue en mi mente la “realidad aumentada” y mis sueños de todas las aplicaciones puestas al servicio del desarrollo social en Guatemala sólo cobran fuerza. Ah, la posmodernidad.


Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día vierenes 10 de diciembre 2010.