A merced de la delincuencia

Verónica Spross de Rivera

Claudia Paz y Paz, como Fiscal General, tiene la oportunidad de contribuir al fortalecimiento de la institucionalidad.

La situación de delincuencia y criminalidad se encuentra quizás en su peor etapa por la que hemos atravesado en el país. Todos los días escuchamos alguna historia de terror, de alguien que fue asaltado, incluyendo robos de celulares, autos, motos o dentro de las viviendas. Esto sucede en la capital en áreas suburbanas, marginales, o rurales en los distintos departamentos, con mayor o menor intensidad, según la región. La delincuencia constituye el principal problema social que debemos enfrentar como país. Es, además, el punto principal al cual los candidatos que participen en las próximas elecciones deberán dar una propuesta de solución.

Me contó doña María, una compañera de trabajo, que el jueves pasado asaltaron el autobús donde viajaba. Normalmente toma dos buses para llegar a su casa en Ciudad Peronia. El primero que aborda, la lleva hasta el Trébol y allí toma el otro que llega a la colonia donde reside. Sin embargo: unos ladrones abordaron la camioneta en el bulevar Liberación y comenzaron a asaltar a todos los pasajeros, a punta de pistola. El bus fue desviado hacia la calzada Atanasio Tzul. Allí un pasajero se animó a dispararle al asaltante en el estómago. Cuando el semáforo le hizo el alto al autobús, doña María se bajó corriendo. No supo más. Quedó en un estado de conmoción terrible, pero dándole gracias a Dios que estaba viva y que pudo retornar a su hogar.

Un día después, mi amiga Juana me comentó que intentaron robarle el celular en el bulevar Los Próceres, en los peores momentos del tráfico de la tarde. Ella tenía un gran sentimiento de impotencia. Como varios columnistas han comentado, estos asaltos a los conductores ocurren a diario y en cantidades inimaginables, pues conocemos de cientos de atracos perpetrados, sin que los ciudadanos podamos hacer algo.

En una reciente reunión familiar, mi tío, a quien no veía desde hacía bastante tiempo, me comentó que hace dos semanas los ladrones entraron a vaciarle la casa. Es una situación muy triste, pues al tomar los bienes y recursos que una familia ha acumulado durante años, es una violación desgarradora a su bienestar presente y futuro. En la misma semana, otra colega me comentó que a su hijo le habían robado el carro, parqueado enfrente de su trabajo. “Al menos no lo encañonaron”, me comentó. ¡Qué triste que tengamos que verle lo positivo a un robo! Hemos caído en una situación de sometimiento ante la delincuencia, que ya puede catalogarse como crisis social. Estos son casos como los que todos conocemos y vivimos diariamente.

El combate frontal a los asaltantes y ladrones es uno de los problemas fundamentales que deberá abordarse desde el ángulo del fortalecimiento de la seguridad ciudadana. La coordinación de la Policía, con el sistema de justicia y el Ministerio Público son fundamentales. Es llevar a cabo acciones concretas, que lleven a sanciones fuertes para los ladrones y asaltantes. En la ciudad de Nueva York, el ex alcalde Rudy Giuliani logró bajar los índices de criminalidad, logrando que se dieran castigos a quien cometía un crimen. Como resultado, ahora la Gran Manzana es una ciudad segura. En la ciudad de Bogotá sucedió algo parecido, aunque se trabajó en el mejoramiento de las condiciones de habitabilidad de la ciudad, pasando por la generación de una cultura ciudadana de respeto, mejoramiento del alumbrado público y fortalecimiento de la seguridad de la ciudad.

Claudia Paz y Paz, como Fiscal General, tiene la oportunidad de contribuir al fortalecimiento de la institucionalidad, así como promover la organización de todas las entidades responsables de la seguridad ciudadana. Será importante tener señales de acciones claras y coordinadas en la dirección esperada. Trabajar con independencia, honestidad y liderazgo podrán ayudarle a hacer cambios de los cuales estamos no sólo necesitados, sino urgidos.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día miercoles 15 de diciembre 2010.