Los Soñadores

Sueñan que los guatemaltecos vivan como noruegos.

Federico Bauer Rodríguez

Los países con mejores Índices de Desarrollo Humano, según el PNUD (elPeriódico del 4 de noviembre), son Noruega, Australia, Nueva Zelanda, EE.UU. e Irlanda. Guatemala ocupa el puesto 116 entre 169 países y en la región, como siempre, sólo superamos a Haití.La razón de este pobre resultado es que nuestros recursos económicos son escasos, y además no son utilizados con eficiencia.

La corrupción y la ignorancia –tema de mi columna anterior– son una parte importante del problema, pero, los pobres de nuestra patria y de muchos países de Latinoamérica, tienen un enemigo adicional: Los Soñadores. Los Soñadores son un grupo de jóvenes idealistas que tienen una visión romántica de la sociedad, ya que creen que el lema de “cada quien según sus posibilidades para cada quien según sus necesidades” tiene que sustituir al egoísta sistema económico del mercado.Por supuesto que Los Soñadores son de los que aportan poco a la sociedad y critican a los que aportan más, sólo porque estos no quieren aportar todo.

Algunos Soñadores son formadores de opinión –tal vez en la penúltima página de elPeriódico– y otros son asiduos blogueros, medio por el cual ventilan sus frustraciones con el sistema materialista que tanto les molesta. Algunos de ellos han tenido cierto éxito literario o en la música de protesta, pero como su producción no es bien recibida por el “mercado”, entonces se dedican a despotricar contra el mismo.Los Soñadores aman a Saramago, Neruda, García Márquez, et al, por su amor al marxismo, pero odian a Vargas Llosa porque abandonó el socialismo para volverse libertario. Para Los Soñadores las víctimas del marxismo y la depauperación de más de la mitad de la humanidad, son sólo daños colaterales de sus sueños de opio.

Los Soñadores conceptualizan la sociedad influidos por la caridad y la envidia, eso sí practican la caridad con dinero ajeno, movidos por la envidia de los que tienen éxito. Su paradigma es una mezcla de Robin Hood con el Che Guevara.Los Soñadores sueñan con que los guatemaltecos vivan como los noruegos, pero apoyan las políticas “económicas” de Cuba y Venezuela. En efecto, todos, sin excepción, los países que tienen los mejores compensadores sociales, primero crean la riqueza necesaria para financiar dichos programas utilizando el sistema capitalista. Ya en otras columnas he resaltado el hecho que los derechos de propiedad y la transparencia en la ejecución fiscal, de las mejores economías –incluyendo a los países escandinavos– son los parámetros fundamentales en estas sociedades. Llegar a Noruega por la ruta de Venezuela sólo cabe en un sueño de la hierba que consumen muchos de Los Soñadores.

Por cierto, la legalización de algunas drogas como la marihuana, es el único tema en el que estamos de acuerdo con Los Soñadores, aunque yo lo hago con el fin de reducir la violencia que acompaña las actividades ilícitas, y ellos lo hacen con el fin de bajar el costo de su vicio.Los Soñadores son incongruentes, ya que quieren, por ejemplo, energía eléctrica barata y limpia, pero se oponen a las hidroeléctricas. Los Soñadores se oponen a la violencia, pero visten la playera del Che Guevara, quien personalmente asesinó centenares de personas que se oponían a su ideología.Los Soñadores hablan de derechos humanos, pero alaban al régimen castrista.Los Soñadores critican los salarios e impuestos que pagan los empresarios, pero ellos no pagan ni unos ni otros. Felices sueños estimados lectores.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "El Periodico", el día jueves 11 de noviembre 2010.