La entrevista


La anunciada entrevista televisada al alcalde Arzú acaparó la atención y las reacciones editoriales. En un raro momento de acercamiento con la prensa, el alcalde se vio tan relajado como un “puerco en su charco”. Sin temor a ser controversial y con la confianza que da el hecho de que “ya no le caben las medallas”, Arzú trajo un nuevo mensaje: “Retomar el camino”.

JOSÉ RAÚL GONZÁLEZ MERLO

Afortunadamente para unos y desafortunadamente para otros, no podrá encaminar su nueva estrategia política desde la silla presidencial.

¿Quiere volver a ser presidente? —le preguntaron—. Y para sorpresa de los entrevistadores el Sr. Arzú contestó que “sí”. “Tengo ilusión”, —dijo—; a lo que agregó: “Si no se puede, no se puede… no es fanatismo ni obsesión”. Los entrevistadores no podían creer lo que acababan de escuchar. Y Arzú no podía estar más encantado de su sorpresa. Cool, dirían los patojos. Durante toda la entrevista, el alcalde asimiló las preguntas, a veces seguro y a veces desafiante, aunque siempre respetuoso, con los entrevistadores.

¿Cómo le va a hacer para llegar a la Presidencia? —insistieron—. Cual frente a Pilatos contestó: “Son ustedes los que lo han dicho, no yo”. ¿Qué piensa de Sandra Torres? “Es una mujer trabajadora y activa”, —dijo—. ¿Y si no puede ser Presidente? “Voy a aportar desde cualquier puesto… yo lo hago… y yo lo he demostrado”, —respondió—. No hubo forma de que cometiera un desliz. Ni siquiera cuando le cuestionaron por el eslogan que eligió para el Partido Unionista: “Dios, Patria y Libertad”. El mismo del extinto Movimiento de Liberación Nacional en donde Arzú participó hace 30 años. “Porque las tres palabras lo encierran todo” —respondió—, y el entrevistador rápidamente pasó a otro tema. En sus palabras, la nueva misión de Arzú incluye “hacer sentir que la gente es valiosa… que se sienta acompañada por su gobierno y que este imponga orden, disciplina y trabajo”.

Quizás la parte más interesante en su análisis de la actualidad nacional fue cuando justificó su “ilusión” por llegar de nuevo a la Presidencia, porque él considera que falta “entusiasmo” en los dos principales supuestos futuros candidatos presidenciales. En sus palabras, el apoyo que cada uno de ellos recibe se debe a la “animadversión” que uno genera sobre el otro y viceversa.
Arzú cree que, en vez de que uno tenga el antivoto del otro, necesitamos candidatos que “cautiven” y “entusiasmen”.

En mi opinión, la entrevista fue un éxito. El alcalde, por un momento, desechó su refrán de que “a la prensa se le paga o se le pega” para debatir en buena lid con ella y la prensa pudo gozar de una importante noticia periodística. No cabe duda que Arzú todavía tiene “mucha cuerda” política. La única incógnita que quedó es cómo hará para intentar hacernos “retomar el camino”.


Artículo publicado en el diario guatemalteco "Prensa Libre", el día martes 09 de noviembre 2010.