Emprendedores… a pesar de los tropiezos


La mayor parte de los emprendedores está iniciando su negocio y aún no recibe ingreso alguno.

Verónica Spross de Rivera

Una inquietud presente en la mente de muchos analistas es el vínculo entre el desarrollo económico y el emprendimiento. El estudio realizado por un equipo de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Francisco Marroquín, que cuenta con el respaldo de otras organizaciones académicas de renombre internacional, viene a responder interrogantes que todos nos hacemos sobre cuán emprendedores somos los guatemaltecos, cuáles son las características del emprendedor y a qué se dedica.

Con el propósito de medir las diferencias entre los niveles de actividad emprendedora entre los países, descubrir y evidenciar los factores que determinan los niveles nacionales de actividad emprendedora e identificar las políticas que puedan mejorar el nivel de actividad emprendedora en cada país, se realiza el proyecto denominado GEM (Global Entrepreneurship Monitor). En 2009 participó por primera vez Guatemala en el estudio internacional, que se aplica en 54 países.

El GEM concibe al emprendedor desde una visión integral, tomándolo en cuenta desde el momento en el que percibe oportunidades de negocios, hasta que es capaz de crear un negocio establecido. Como parte del estudio, se realizaron dos encuestas; una a la población adulta y, otra a expertos. La primera mide directamente el grado de emprendimiento en la población, y la segunda captura las percepciones de 36 expertos acerca del entorno guatemalteco en donde se desarrolla la actividad empresarial. Uno de los hallazgos del estudio se refiere a que la Tasa de Emprendimiento Temprano para Guatemala en 2009 fue la segunda más alta en el mundo y la más alta en Latinoamérica, ascendiendo a un nivel de 27%. Esta tasa contabiliza a quienes están poniendo en marcha un negocio o tienen uno con menos de 3.5 años de existencia.
El estudio indica que el emprendedor guatemalteco es joven, pues un cuarto de la población entre 18 y 44 años se encuentra emprendiendo en nuevos negocios. Resalta, además, que el emprendedor en nuestro país tiene baja escolaridad. La mitad de los emprendedores encuestados no ha completado el ciclo básico de la secundaria. La minoría cuenta con estudios universitarios. La mayor parte de los emprendedores está iniciando su negocio y aún no recibe ingreso alguno. Una cuarta parte inicia su negocio por necesidad y el resto lo hace porque encontró una oportunidad de hacerlo. Su nivel de capitalización es bajo y no todos generan empleos. Muy pocos reciben consejos o asesoría para administrar su negocio.

La encuesta de expertos permitió profundizar en las condiciones que enfrenta el emprendedor y que le dificultan su labor, incluyendo insuficiencia de financiamiento para los negocios nuevos y en crecimiento, políticas públicas que no favorecen la creación de nuevos negocios o su rápido crecimiento, así como escasa transferencia de conocimiento y tecnología de las universidades o centros educativos hacia los negocios nuevos. Las rigideces en el mercado laboral tampoco contribuyen a que los emprendedores, que ilusionados inician un negocio, logren llevarlo a buen término.

El estudio concluye que los guatemaltecos creen en el trabajo honrado como fuente de prosperidad y que ser emprendedor resulta atractivo para los jóvenes. Es necesario que las políticas públicas y el sistema educativo busquen apoyar esta innata cualidad emprendedora, que permitirá generar empleos y un futuro mejor a las familias.

Artículo publicado en el diario guatemalateco "Siglo XXI", el día miercoles 17 de noviembre 2010.