“Las Torres” caerán en 11 de sept.

Cuál será la estrategia para contrarrestar la campaña “La Torres caen el 11 de septiembre”...

Estuardo Zapeta

Tremendo desmadre al que presuntamente se ha metido el Tribunal Supremo Electoral: calendarizó tentativamente las elecciones de 2012 para el 11 de septiembre, y rápida fue la respuesta de los estrategas de campaña del oficialismo al responder que esa fecha no era “la correcta” porque la gente, y los competidores políticos, dirían que “Las Torres” caerían ese domingo. (Sugirió el equipo de campaña un cambio para evitar una campaña antigobierno bajo el lema del ataque terrorista en New York: que las elecciones fuesen el 4 de septiembre. Dicha “movida” de fecha fue supuestamente aceptada por el TSE, pero eso está todavía por confirmarse).

Mientras tanto, en la mansión de “la pareja”, al enterarse de tan nefasta fecha, fueron aullidos, gritos, chillidos y estridencias seguidas de irrepetibles palabras para estos espacios las que prosiguieron. Rápido se percataron que fue una mujer, asociada a la oposición, quien propuso semejante fecha electoral. La tal por cual anda desde entonces evadida.

La orden inmediata fue dada: “Traigan a esa mujer, córtenle la cabeza frente a mí, y yo me bañaré en su sangre . . .” se escuchó . . . perdón, eso lo acabo de ver en la tele, y puede pasar en la vida real (¡Tranquilo, TNT!)

Pero que a la susodicha que propuso esa fecha la van a agarrar en calidad de tambor de jubileo, de eso no hay duda, para que paguen por tan “terrorista” ocurrencia, cuando la otra lo único que hizo fue programar de acuerdo con las fechas disponibles las elecciones 2012.

Pero la metáfora sigue viva: un par de barbudos terroristas, con un presupuesto más pobre que niño hambriento de Guatemala, que se montan en unos aviones, que luego estrellan a las portentosas y engreídas torres gemelas de New York, y las derriban con una estrategia low tech.
Nada más simbólico en Guatemala, entonces, para el 11 de septiembre (nine-eleven) del próximo año.

Tal fue el descalabro y la descomposición de ánimo, que el “equipo” de las largas cabelleras regresó a reunirse en la venta de ceviches de la zona cinco, a cambiar de escenarios si el TSE al final dispone que ese macho es su mula y programan las elecciones para el nine-eleven del próximo año (A los indios como el Zapeta, ya sólo porque les pusieron zapatos creen que hablan inglés, va´a).

Y entre mariscos y guarapos, esta vez no fueron tan bestias de cerrar el negocio completo, y fueron más discretos reservando un saloncito, y entrando en carros de vil parroquiano, no en las blindadas, y pidieron que sólo les sirviese el dueño del negocio, a quien sí pueden clavar si la info se filtra a periodistas, “y menos al Zapeta”, que fue lo que mi informante alcanzó a escuchar.

Cuál será la estrategia para contrarrestar la campaña “La Torres caen el 11 de septiembre”, pues no se pudo escuchar del equipo de largos bucles. Pero que estaban preocupados con la fecha, de eso sí pueden dar cuenta mis fuentes, quienes lograron entrar en el cuartito del ceviche con un calendario 2012, el mismo que les dio el del taller de la vecindad, con la foto de la chava en bikini.

¿Caerán “La Torres” el 11 de septiembre? Eso está todavía por verse.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día martes 12 de octubre 2010.