La prioridad del próximo gobierno: Seguridad y Justicia


“…al estudiar el presupuesto para 2011 volvemos a ver una asignación insuficiente al tema de seguridad, apenas el 9.7% …”

Ramón Parellada

Guatemala es un hermoso país pero con una tarea pendiente que resolver, el de la inseguridad y la falta de justicia. Ambas van de la mano y ambas han sido el fracaso de todos los gobiernos desde que se firmaron los acuerdos de paz. Es más, la cantidad de homicidios por cada 100 mil habitantes ha ido en aumento desde entonces.

El gobierno actual también ha fracasado en esta tarea. Independientemente de que ellos digan que han logrado avances las cifras de homicidios en el país se han incrementado, especialmente en la capital, a niveles verdaderamente espantosos. Mientras países de la Unión Europea tienen tasas de homicidios de alrededor de uno o menos homicidios por cada 100 mil habitantes, Estados Unidos de América, tasas de alrededor de cinco homicidios por cada cien mil habitantes, nosotros ya hemos superado los cincuenta homicidios por cada cien mil habitantes.

La semana pasada fue verdaderamente terrible. Al menos tres pilotos de buses perdieron la vida, entre otros asesinatos pero el más sonado fue el de la Zona Viva, donde un par de delincuentes fuertemente armados abrió fuego frente a un restaurante del lugar y mató a tres personas e hirió a ocho. Muchos guatemaltecos ya no salen de sus casas por el temor a convertirse en víctimas inocentes de la delincuencia desbordada que hay en nuestro país.

Para colmo de males, Dionisio Gutiérrez, director del programa Libre Encuentro y un gran empresario, anunció que deja el programa, pero además sale del país por motivos que incluyen la inseguridad, sobretodo la cantidad de amenazas que ha estado recibiendo. El mensaje no pudo ser más claro.

Lo lamentable de este mensaje es que incrementa el pesimismo que hay sobre las esperanzas de que el tema de inseguridad y la falta de justicia se resuelvan pronto. Y lo peor de todo es que si una persona como Dionisio que tiene tanta seguridad a su alrededor ha decidido dejar el país, lo cual entiendo perfectamente, podría motivar a otros empresarios y talentos creadores de empresas, riqueza y empleos a seguir sus pasos, lo cual afectaría todavía mucho más a quienes seguimos viviendo en Guatemala.

No es posible que sigamos así. Necesitamos que las prioridades del próximo gobierno sean la seguridad y la Justicia. Esa es la principal razón por la cual los gobiernos existen, ninguna otra, todas las demás funciones pueden ser llevadas a cabo por los individuos en forma privada, pero si hay una justificación de que exista el Gobierno es para que se otorgue seguridad interna y externa mediante las fuerzas policiales y el Ejército y además se imparta justicia. Lo que no queremos es que la gente tome la justicia por sus propias manos.

Sin embargo, al estudiar el presupuesto de ingresos y egresos del Estado de Guatemala para 2011 volvemos a ver una asignación insuficiente y mediocre al tema de seguridad, apenas el 9.7% del presupuesto está asignándose para el orden público y seguridad ciudadana. Y no es que se tengan que incrementar impuestos, como he repetido en varias ocasiones, sino que hay que dejar de asignar fondos a partidas no prioritarias para trasladarlas a la de seguridad y justicia.

Así las cosas, sigo optimista pensando que en el futuro cercano las cosas cambiarán, que tendremos elecciones pronto y que el tema principal de los candidatos será sin lugar a dudas el de la seguridad y justicia.

Artículo publicado en el diario gautemalteco "Siglo XXI", el día jueves 21 de octubre del 2010.